14 dic. 2008

linea

Perseverancia terrestre, como hongo me subestimo bajo agonías constantes, el dios no es lo que fue, y la premisa fue causa de subsistencia. Hundido; hundidos prevalecemos.

La vampiresa asomaba sobre las colinas, el amanecer yacía sobre su cintura, todo magia y veneno. El fervor recorre la sangre a milímetros, purpurina de vida sostuvo mi cordura. Angustia. Nunca supe su voz. Gritos. Rugidos de la maquina se asoman al sentirla flotar, compañía, una silueta con asimiles sobre la expuesta. Cruzar el horizonte nocturno, aire, impacta en un rostro que lo suele ser; esquivos, insectos en asfalto interrumpen la concentración. Que a su vez vida brinda, entre claroscuros manchados, ira. Pasión constante. Pulso, firme; los relojes se asimilan.
¿Por donde voy? Perdido me hallo, sucumben tinieblas, ni paradero se de mi destino. Cruz, clavel, llanto y desorden muscular, acompañado en la velada. Lo anterior es posible. No mas importa clavel, tu noche acaba en inciertos, igual que mis caminos.

No hay comentarios: