30 jun. 2011

Me dijo que la mirase y la mire. Mírame dijo, mírame. Besando la tumba, me aleje, la vi, me tire.
Fue rehusar, un poco. Abusar de todo, mientras todo se vacía. Mientras otros miran, los veo, me ven. Conclusión:

27 jun. 2011

"...es la expresión impecable de la inseparabilidad del vacío, conciencia y compasión. Tal como nos miramos en un espejo para ver nuestra cara, la meditación en Tara es un medio de ver el verdadero rostro de nuestra mente libre de cualquier rastro de ilusión."
Chagdud Tulku Rinpoché

24 jun. 2011




Querido nono, es extraño como el tiempo enseña, como uno aprende. Mas raro es la velocidad que últimamente el cronometro tiene, y como nos lleva a veces sin querer.
Discúlpame por no acordarme, desgraciadamente no tengo mucha memoria y cada vez recurro menos al calendario, será que todos los días tienen el mismo tono de luz, no lo se, espero que me sepas comprender, aunque no  me explique con mucho certeza. Llevo unos días complicados, y se que la única razón habita en mi. Que le vamos a hacer… nos gusta torturarnos, soñar los deseos y estrellarnos contra la pared.
Te escribo hoy, en tu día, ese día que por fin descansaste. Ahí, y acá. Adentro mío, adentro de todos tu seres amados, quienes guardan un poquito de vos en cada alma, en cada mañana y rayo al amanecer. Nunca vas a dejar de enseñarme, y en la eternidad perduran los infinitos recuerdos que tengo de mi niñez. Gracias por existir

“empecemos por el principio”

Tal vez. Tal vez te abrigue comenzando por el final, en una bahía, cuando los pájaros duerman. Tal vez me vea dispar, y sin cesar tal vez, vuelva a cantar como aquel saber, como el mar meciéndose. 
Aquí veré, remendando el alma al salir, sin mediar entre usted y la sal seré, eso que añora el partir. Tal vez, si hoy la encontrase, precipitándose. Con sus alas, abrigando la nada, que es calma al caer. Y en mis manos el fin, mientras veo desvanecerse la sed, carmín que dejo en la piel, clara piel

23 jun. 2011

------------------------------------------


Quien pudiese, quien callase,
y con el silencio desnudara el hálito.
Quien tuviese la valía de acercarse,
decirte nada, solo con lo ojos… nada.
Quien espiase, cuantas veces fuere,
tu estrépito en la calidez de la noche.
Si oro fuese y también roble, 
bordando la daga de tu llanto.

21 jun. 2011

En la ciénaga sus manos articulando, en la cima del ensayo donde el cielo cayó.  Se ven sombras en la montaña, se vislumbra un camino. Y el sol nos dice que no, un pesar divino al cual desciende el anima. 
Si la luna asomase quizá,  quizás si la luna… ¿y si bajase y envolviese esto? ¿Que quedaría de lo otro?¿Que sería del insomnio que perdura en los ensayos? tantos ensayos y equitativas equivocaciones, lo bueno de tropezar, dicen…