27 ene. 2010

Si, mi querido charco putrefacto, te reitero mi duda: ¿Qué es de tu misero reflejo?
Solo un espejo, solo eso

7 ene. 2010


¡Ebulle niebla desde las florecientes gotas del techo! ¡Como aterciopeladas algas fugándose a lo clandestino!, intrusas entre zafiro y alfombras, vecinas de mi pecho, encina…