9 jul. 2011

El cielo asusta, dice, un abismal deseo de abrazarlo la enmudece. El nos envuelve en su cortina de alfileres, guiña y nos señala, nos enseña. El dice que esta cambiando, se ve y adormece distantemente, en la fluorescencia…


---------------------------------------


Hoy blanca flor, para usted este insulto, esta proposición. Tratándose de mi, será,  un sinsentido. Mas quiero vivir varado. Salir, olvidándome el sobre, desmenuzando el libro.
Hoy dulce abeja, hoy esputo en las luces, mientras guiñan damiselas y agentes. Mientras, sigo las cruces

No hay comentarios: