21 jun. 2011

En la ciénaga sus manos articulando, en la cima del ensayo donde el cielo cayó.  Se ven sombras en la montaña, se vislumbra un camino. Y el sol nos dice que no, un pesar divino al cual desciende el anima. 
Si la luna asomase quizá,  quizás si la luna… ¿y si bajase y envolviese esto? ¿Que quedaría de lo otro?¿Que sería del insomnio que perdura en los ensayos? tantos ensayos y equitativas equivocaciones, lo bueno de tropezar, dicen…

No hay comentarios: